Nombre comun: Utricularia Graminifolia

Familia: Lentibulariaceae

Distribucion: Es originaria del sudeste asiático, concretamente del sur de China, India, Sri Lanka, Burma y Vietnam. En la naturaleza crece parcialmente sumergida o en zonas pantanosas, aunque también puede prosperar totalmente sumergida.

Forma: Como indica el nombre de graminifolia, cuenta con hojas con forma de césped o hierba. Se cultiva emergida, con hojas más pequeñas y finas que crecen al adaptarse al cultivo sumergido. La planta en la maceta, y más tarde en el acuario, forma una densa mata de intenso color verde.

Una curiosidad es que es una planta carnívora. En los rizomas tiene unas células urticantes (de ahí el nombre de utricularia) que en la naturaleza son capaces de capturar pequeños invertebrados para extraer de ellos nitrógeno y fósforo. En acuario, estas células no parecen afectar a peces, ni crustáceos ni caracoles (basado en experiencia personal, no se descarta que pudiera dañar a pequeños invertebrados).

Tamaño: La altura no sobrepasa los 5 centímetros, y su expansión en horizontal puede ser imparable en condiciones favorables.

 

Temperatura: 16-28ºC

Agua: tolera pH de 6 a 7,5, pero parece crecer mejor entre 6,8-7. En cuanto a la dureza acepta todo tipo de agua, pero crecerá mejor en una dureza (total) de 7-10.

Iluminacion: En contra de lo que puede parecer de una planta tapizante como es esta, no es excesivamente exigente con la iluminación. Incluso con una iluminación media, podemos observar cómo se extiende. Tampoco es imprescindible el aporte de CO2 (aunque de tenerlo lo agradece bastante). Desde luego podemos lograr un tapizado bueno con más facilidad que con otras plantas similares como Glossostigma Elatinoides o Hemianthus Callitrichoides “cuba”.

Tipo de sustrato: Es una planta de hojas y raíces finas. Por lo tanto un sustrato de 1-2 o 2-3 mm sería lo ideal. En grava más fina será más difícil y tardará más en tapizar de forma tupida. No es imprescindible un sustrato nutritivo debajo de la grava, pero será la mejor opción, por su carácter expansivo no podremos distribuir bien el abono en pastillas como podríamos hacer con una planta de roseta.

Dificultad: No es una planta muy difícil. Como toda planta tapizante, no se puede pretender que prospere en un acuario con luz pobre y descuido en el abonado de las plantas. Sin embargo, no necesitamos tampoco un acuario con una luz descomunal y una inyección de CO2 para conseguir un resultado satisfactorio. Lo que sí es cierto es que si tenemos una luz descomunal y CO2 además de cuidar el abonado, será una planta que creará una moqueta espectacular como pocas otras plantas. Bastante recomendable para el que habiendo equipado medianamente su acuario quiere intentar un efecto de tapizado. Tardará unas semanas en empezar a crecer, pero después, si no se le permite quedarse sin nutrientes (parece acusar mucho la falta de hierro), su crecimiento será imparable.

A la hora de plantar se debe retirar la planta de la maceta y cortar la lana mineral dejando aproximadamente un centímetro de ésta. La planta se puede cortar en trozos más pequeños que con pinzas se plantan separados por unos centímetros. Pronto empezarán a expandirse hasta juntarse.